BAD en Live Aid – Los 12 minutos que catapultaron la carrera de U2

En honor a los 35 años desde que Live Aid quedó en la historia, U2Chile.net traduce al español este minuto a minuto que la revista Rolling Stone realizó sobre la actuación en que U2, sin saberlo, conquistó al mundo.


U2 se formó en Dublín siendo adolescentes en 1976. Entre 1980 y 1985 lanzaron 4 discos: BoyOctoberWar y The Unforgettable Fire.

El 13 de Julio de 1985 aparentemente todos los grandes artistas de rock del planeta tocaron en el concierto Live Aid en ayuda de África, que se realizó en el estadio JFK de Filadelfia y el estadio Wembley de Londres y transmitido a mas de mil millones de personas en todo el mundo. Tras bastidores en Wembley, U2 conoció a alguno de sus héroes, incluidos Pete Townshend, David Bowie, Paul McCartney y Muhammad Ali. Freddie Mercury coqueteó con Bono, quien no sabía que el cantante de Queen era gay.

U2 subió al escenario en Londres a las 5:20 p.m. hora de Londres (12:20 p.m. en Chile); tenían un espacio de 20 minutos entre Bryan Adams y los Beach Boys (ambos actuando en Filadelfia). Después de ser presentados por Jack Nicholson («un grupo que nunca tuvo problemas para decir cómo se sienten»), U2 inició su set, que pretendían tener tres canciones, con «Sunday Bloody Sunday».

0:00 Mientras Bono presenta «Bad», vemos que lleva puesta una camisa blanca hinchada y una chaqueta negra, estilo militar, con accesorios como una corbata de bolo y un crucifijo colgando en su cuello. También lleva pantalones de cuero negro. Pero lo más llamativo de su apariencia es ese resplandeciente mullet con reflejos rubios que corona su cabeza gloriosamente. En un día con muchos peinados espectaculares, Bono está lejos de ser el mejor, pero debe ser el más memorable.

0:03 El bajista Adam Clayton, parado detrás de Bono, está de pies a cabeza de color gris. Se quitó las gafas de sol que usó durante «Sunday Bloody Sunday». Se ve desaliñado y aturdido, como si acabara de salir de la cama en un submarino.

0:05 Vemos una imagen amplia de la multitud, que tiene muchas pancartas y banderas que dicen «U2», algunas de las cuales fueron visibles durante los shows de bandas anteriores. U2 claramente se ha ganado los corazones y las mentes del crucial segmento demográfico británico que agita banderas. En este punto, U2 estaba rascando la puerta de los EE. UU., su único sencillo en el Top 40, «Pride (In The Name Of Love)», alcanzó el número 33, pero en el Reino Unido habían marcado tres sencillos en el Top 10 y dos álbumes que encabezan las listas. Así fue como U2 logró reservar un espacio en Live Aid, el cual maximizaría su exposición estadounidense: respaldaron la causa de terminar con el hambre en África, pero también sabían que la transmisión tenía el potencial de llevarlos a una audiencia mucho mayor. Sin embargo, la noche anterior al show, la gerencia de U2 llamó al organizador de Live Aid Bob Geldof a las 2 a.m. y amenazaron con retirarlos a menos que pudieran hacer una prueba de sonido. Geldof respondió «Que se vayan a la mierda», y la banda tocó como ya estaba planeado.

0:17 Algunos sonidos de acompañamiento similares a sintetizadores se reproducen suavemente, pero ahora tenemos la apertura real de la canción, un punteo que se insinúa y sigue repitiéndose sobre sí mismo, como la serpiente Uróboros que se traga su propia cola. The Edge escribió variaciones sobre este tema de guitarra durante mucho tiempo; «Bad» es probablemente el mejor, pero dos años después, «I Still Haven’t Found What I’m Looking For» se convertiría en la versión más exitosa.

0:20 Una vista panorámica de U2. Clayton se seca con la toalla y bebe un poco de agua, esperando su señal. The Edge se sale de la toma. El baterista Larry Mullen Jr. consulta con un roadie y golpea sonoramente sus baquetas. Los camarógrafos vestidos de blanco intentan no interponerse.

0:36 Bono comienza a cantar: «Bum-bum-ba-bum-bum / Satellite of love», citando la canción de Lou Reed de 1972 «Satellite of Love». En 1985, se sintió como un gran evento que un concierto pudiera estar ocurriendo simultáneamente en dos lugares: separados por un océano, unidos por un satélite en el cielo. Era ciencia ficción de la vida real, impresionante y un poco aterradora. Muy pocas personas imaginaban que, veintinueve años después, esos satélites de telecomunicaciones podrían ofrecer un show de U2 casi en cualquier lugar, a través del teléfono que todos tenemos en el bolsillo.

1:05 Primer plano extremo sobre Bono, dejándonos inspeccionar el pelo de su nariz y la calidad de su afeitado esa mañana. «If you twist and turn away» («Si giras y te alejas»), comienza a cantar. En The Unforgettable Fire, producido por Brian Eno, «Bad» era una canción pastosa enterrada en el lado dos del álbum. «Esa es potencialmente una gran canción … si la hubiera terminado», dijo Bono. “Fue muy difícil de hacer, casi una colisión imposible de culturas para nosotros. Era un tipo diferente de composición, como Philip Glass chocando con Astral Weeks, o Van Morrison cruzándose con la electrónica alemana. Tienes secuencias que son rígidas y metronómicas y luego tienes un bajo que está improvisando todo el tiempo, y también la voz. Luchamos mucho para encontrar esa canción». Mientras que la versión de estudio de «Bad» era inerte, en la gira U2 la tocó obsesivamente en prueba de sonido hasta que la canción cobró vida.

1:34 Cuando la batería y el bajo suenan, tenemos una vista lateral del escenario, con The Edge en primer plano. Su camisa blanca está desabrochada; a los 23 años, su pelo retrocede más rápido que la marea nocturna. Esta es una de las últimas veces que saldrá de la casa sin sombrero.

2:13 Una vista de la multitud revela que «Bad» parece no estar volviéndolos locos. (Para ser justos, estaban en la mitad de su sexta hora de música: «ritmo» es la regla número dos en cualquier festival de rock, solo detrás de «beber mucha agua»). Visible al frente del escenario: una pequeña área acordonada con unos veinte fotógrafos tomando fotos fijas. Larry Mullen Jr. comienza con su ritmo marcial.

«If I could free myself / I’d set your spirit free» («Si pudiera liberarme / liberaría tu espíritu»), canta Bono con los ojos cerrados, bloqueando a las 72,000 personas frente a él y a los aproximadamente mil millones de personas que miran alrededor del mundo.

2:55 Vista trasera. Adam Clayton está «sintiendo» la canción, mientras que Bono, sin mentir, ¡baila! Sí, la mitad inferior de su cuerpo se mueve claramente al ritmo de la música. Bono continúa aferrándose al micrófono, no vaya a ser que su nuevo caso de pies felices lo lleve a hacer algo imprudente, como saltar del escenario. «Whoo-hoo!» canta, «Whoo-hoo-hoo». En ese momento, sus aullidos proporcionan más liberación emocional que lo que harían palabras reales.

3:16 “So let it go / and so fade away” («Así que déjalo ir y desvanécete»), dice Bono, mientras la cámara se acerca a su perfil derecho y la banda cocina la música a fuego lento. La letra de «Bad» no sirven para el análisis línea por línea: se trata del flagelo de la heroína, pero probablemente no lo sabríamos si la banda no lo hubiera dicho. Sin embargo, son extremadamente evocadores, evocan anhelo y desafío. Y con esta línea que dice «Fade away», Bono se conecta a décadas de historia del rock, abarcando «Not Fade Away» de Buddy Holly, el cover de los Rolling Stones de esa canción, el sencillo de Bruce Springsteen «Fade Away» y el estribillo de Neil Young en «Hey Hey, My My (Into the Black) que dice que «es mejor quemarse que desvanecerse». Bono se concentró en el mismo anhelo del adicto que hizo que Kurt Cobain citara la letra de Neil Young en su nota de suicidio nueve años después.

3:36Wide awake! I’m wide awake!” (“¡Muy despierto! ¡Estoy bien despierto!«) grita Bono mientras el sudor corre por su frente. Luego un silogismo: «I’m not sleeping» («No estoy durmiendo«). La letra fue pensada como una refutación del estilo de vida de la heroína: mantenerse despierto en lugar de quedarse dormido en una bruma narcótica. Pero en el contexto de un concierto sobre el sufrimiento en África, suena como una canción sobre esforzarse por hacer el bien en el mundo, en lugar de referirse a su propio ombligo.

3:55 Un camarógrafo encuentra ese elemento básico de un show de rock: una niña en una camiseta sin mangas sentada sobre los hombros de alguien. Mientras tanto, Bono separa su micrófono del soporte y camina hacia el frente del escenario, donde se arrodilla. Podemos ver un gran reloj detrás de él, hacia el lado derecho del escenario. En Londres ya son las 5:30 p.m.

Un roadie con pelo crepo desenreda el cable del micrófono de Bono con un enfoque intenso. Este es Greg Carroll, un hombre maorí de Nueva Zelanda; En el año previo a Live Aid, se había convertido en el asistente de la banda y en uno de los mejores amigos de Bono. Casi exactamente un año después de esta actuación, Carroll moriría en un accidente de motocicleta en Dublín; Bono, destrozado, escribió la canción «One Tree Hill» sobre él.

4:10Maybe they’d tell me what I should say” («Tal vez me dirían lo que debería decir«), recita Bono, haciendo un gallito cuando canta «they’d» como un adolescente que llega a la pubertad, corriendo por la nota como si estuviera pasara a un autoservicio a 100 kmh.

4:59 Bono pone su bota (de taco alto) con cuidado sobre los monitores frente al escenario y luego se inclina hacia adelante, tratando de acercarse a la audiencia, lo que lo hace parecer el mascarón de proa de un barco (tal vez el S.S. ALIMENTEN AL MUNDO). Bono luego entra en el valle de las rimas de «acción»: «desesperación / separación / condena / revelación / en tentación / aislamiento / desolación / aislamiento«. Este es, francamente, un esquema de rima pésimo, pero de alguna manera lo logra. No es peor letra que «Your eyes make a circle» («Tus ojos hacen un círculo«) en «I Will Follow«: dos ojos, por definición, forman una línea.

5:50 Bono deja caer el micrófono con un ruido fuerte. Comienza a deambular por el escenario, tratando de exhortar a la multitud, sintiendo que falta algo en la actuación de la banda. Al buscarlo, salta al delantal del escenario: una plataforma angosta frente al escenario principal y sus monitores, un metro más abajo. Corre a lo largo del delantal, hacia algo a la derecha del escenario: para nuestra decepción, son sólo fotógrafos.

6:12 «No me gusta la distancia entre el escenario y la multitud», dijo Bono más tarde. «No me gusta la distancia entre el artista y la audiencia. Así que ebusco un símbolo del día, algo a lo que pueda aferrarme «. Intenta un truco que ya había hecho antes en los shows: sacar a una chica del público, de la misma manera que Bruce Springsteen encontraría una compañera de baile en vivo para «Dancing in the Dark«. Bono hace contacto visual con una chica en la primera fila y gesticula con ambas manos: ven aquí.

Esa chica es una joven británica, Melanie Hills. «Bono miró a la audiencia y de repente miró hacia mí», recordó. “Estaba mirando a mi alrededor: ¿yo? ¿yo? Y decían, sí, tú, tú, sube allí. Oh Dios mío. Y entonces la gente de seguridad me agarraron, pero no me tiraron directamente al escenario. Me llevaron alrededor. Así que creo que pensó que me había desmayado porque estaba muy sobrepasada por lo que estaba pasando «.

6:30 Melanie Hills es sacada del tumulto por guardias de seguridad con chalecos amarillos brillantes. (Años más tarde, Bono diría que estaba tratando de ayudar a los fanáticos que estaban siendo aplastados, pero su motivo principal parece haber sido encontrar un momento que elevara el show de U2 a algo más allá de lo mundano). Bono sigue gesticulando ampliamente, como si estuviera jugando mímica con un compañero lento para entender. Ahora señala a la chica que estaba parada junto a Melanie: su hermana, Elaine Hills. Aparentemente, espera que la seguridad la suba al escenario con él, pero no lo están haciendo.

«Me estaba asegurando de que el contacto visual fuese real», dijo Elaine, que quería asegurarse de que Bono no estuviera llamando a otra chica en su cerca suyo. La seguridad la extrae de la primera fila. «Me levantaron», dijo, «y no sabía dónde me llevaban».

7:00 Frustrado porque las chicas no están siendo elevadas hacia él, Bono salta del escenario y cae al suelo embarrado desde unos tres metros de altura, fuera de la vista de la banda y de la mayoría de la multitud en Wembley, pero no de las cámaras de televisión. Bono le hace un gesto a una tercera chica en la multitud y seguridad la saca. Hay 72,000 personas en el estadio de Wembley; si Bono mantiene este ritmo, empujando a los fanáticos sobre las barreras de seguridad una por una, puede lograr que toda la multitud supere las barricadas en solo 12 días y medio.

La tercera niña es Kal Khalique, de 15 años. Ella no está en la primera fila porque quiere estar cerca de Bono. «¡Mi hermana y yo estábamos desesperados por ver a Wham!, así que llegamos al frente del escenario», explicó. (George Michael y Andrew Ridgeley hicieron una aparición especial durante el set de Elton John tres horas y media más tarde.) Así es: Bono eligió a una fan que prefiere «Wake Me Up Before You Go-Go» antes que «New Year’s Day«.

7:20 Khalique es sacada de la multitud y Bono la envuelve en sus brazos. Retroceden unos pasos y luego comienzan a bailar lentamente, con la cabeza enterrada en el hombro de Bono. Khalique se ve feliz pero abrumada. Ha sido un gran esfuerzo, pero Bono ha encontrado el momento dramático por el que ha estado luchando, rompiendo la barrera entre las bandas y los fanáticos. «No sabía que cuando la estaba sosteniendo estaría abrazando al resto del mundo», dijo Bono más tarde. Besa la mano de Khalique y luego la besa en la mejilla. Todo su encuentro dura unos 20 segundos: ella se aleja con la mano en la frente, aparentemente en estado de shock, mientras Bono sale corriendo por el barro y las botellas de bebida trituradas.

7:53 Corte al escenario: Han pasado dos minutos seguidos desde que vimos a The Edge, Adam Clayton o Larry Mullen, cuando Bono dejó caer el micrófono y los dejó tocando. Aún más importante para los otros tres miembros de la banda: cuando Bono saltó del borde del escenario, perdieron el contacto visual, como si fuera una cápsula del Apolo volando en el lado oscuro de la luna. Dos minutos pueden ser una eternidad frente a una multitud en vivo, y mucho más con una audiencia de televisión global mirándote.

Durante ese tiempo, los tres músicos han improvisado heroicamente, con Adam Clayton creando variaciones menores pero convincentes en con su bajo. Larry Mullen dijo que pensó para sí mismo «¿Por cuánto tiempo podemos hacer esto?». “Fue algo insoportable. No sabíamos si debíamos parar, no sabíamos dónde estaba, no sabíamos si se había caído».

«Bono bajando a la multitud fue algo que salió un poco mal, porque tenía muchas cosas que saltar para llegar a la primera fila. Era un gigantesco show de estadio, con múltiples barreras y rieles para cámaras, y una diferencia de nivel entre el escenario y el piso que debe haber sido de seis metros. Lo perdimos de vista por completo. Se fue por tanto tiempo que empecé a pensar que tal vez había decidido terminar el set temprano y se dirigía al vestuario. Estaba totalmente perdido, y miro a Adam y Larry para ver si saben lo que está sucediendo y me están mirando con completo pánico en sus caras».

«Me alegra que las cámaras no hayan mostrado al resto de la banda durante todo el drama, porque debemos haber parecido los Tres Chiflados allá arriba».

The Edge

Justo cuando la banda está a punto de dejar de tocar, Bono sube una escalera, a través de un grupo de fotógrafos y vuelve a la plataforma. Está a la vista de nuevo.

«Me había perdido para tratar de encontrar un momento de televisión y me olvidé de la canción».

Bono

8:00 Melanie y Elaine Hills están paradas en el escenario esperando a Bono. Él abraza a Melanie y la gira, y luego agarra a Elaine para unirla al abrazo, dándole un beso en la frente. «Fue un beso muy grande y húmedo», dijo Elaine. «Y tenía un poco de barba y mucho sudor y pensé ‘whoo'».

Bono gira con su brazo derecho estirado, buscando un micrófono, sabiendo que Greg Carroll le traerá uno. En su campo de visión a la derecha del escenario, está el reloj: son las 5:34 en Londres. Carroll separa el micrófono de su soporte, salta al delantal del escenario y se lo entrega a Bono.

8:17 Nuevamente podemos escuchar a Bono, ahora gritando «Kick it off!» («¡Empieza!»). Mientras Elaine Hills se baja del delantal para reunirse con la multitud, Bono se acerca y le da otro beso. Larry Mullen hace un fill de batería dramático, aliviado de por fin descanso del patrón de batería que ha estado tocando una y otra vez. «Here we go!» (¡Aquí vamos!») grita Bono. Él sabe que su aventura en la multitud ha tomado todo el tiempo asignado para que la banda toque su tercera canción, «Pride (In the Name of Love)«, así que esta será la última canción del día de U2. Entonces, cuando «Bad» vuelve con fuerza, le da con todo lo que tiene: «Let it go! Go! Go! Go! Let it go!» («¡Déjalo ir! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Déjalo ir!»).

9:15 Después de un coro electrizante, la banda vuelve al mismo loop que han estado tocando. Bono canta «I’m not sleeping» («No estoy durmiendo») y comienza a citar otras canciones de rock: primero es «Ruby Tuesday» de The Rolling Stones, que convierte en una canción larga. Luego, es «Sympathy For The Devil» de los Stones, moviendo su cuerpo en un espasmo duplicado en cada línea, antes de continuar con «Take a Walk on the Wild Side» de Lou Reed. Decenas de miles de personas cantan «Doo doo doo, doo-doo-doo-doo», y Bono rapea una versión modificada de la letra:

“Holly came from Miami, F-L-A / Hitchhiked all the way across the U.S.A. / She could hear the satellite coming down / Pretty soon she was in London town: Wembley Stadium”

(«Holly vino de Miami, FLA / Hizo dedo a través de todo Estados Unidos / Podía escuchar el satélite que bajaba / Muy pronto estaba en la ciudad de Londres: el estadio de Wembley»).

Take A Walk On The Wild Side – Lou Reed

Bono a menudo ha agregado fragmentos de otras canciones a «Bad»: la puntuación final en Live Aid fue dos por los Stones, dos por Lou Reed. En esta época pero no en esta noche otros «snippets» . A veces se incluye en esta época, pero no en este día: «Norwegian Wood (This Bird Has Flown)» de The Beatles y «Candle in the Wind» de Elton John.

11:12 Bono le dice «Gracias» a la multitud. «Dios los bendiga.» Deja caer el micrófono como si acabara de ganar una batalla de rap, vuelve al escenario principal y pasa junto a sus compañeros de banda mientras tocan ese riff una vez más. Al salir, Bono agarra una toalla blanca y saluda a la multitud, que ahora si está en éxtasis.


Después de este video: La banda tuvo una gran discusión tras bastidores. Mullen, Clayton y The Edge no estaban para nada contentos con la aventura de Bono entre la multitud, que los dejó esperando y negó a la banda la oportunidad de tocar su mayor éxito, «Pride (In the Name of Love)». El consenso entre los cuatro miembros de la banda fue que su actuación había sido torpe y que no los había elevado como esperaban. «Sentimos que habíamos perdido la oportunidad de ser geniales», dijo Mullen.

«Fue un gran día, pero pensé que la había cagado», dijo Bono. Voló a Irlanda con su esposa Ali, visitó a sus padres en Wexford, reflexionando sobre lo que se sintió como un masivo fracaso. Sin embargo, durante la semana siguiente, la banda descubrió que su actuación era considerada por la mayoría de los observadores como uno de los puntos altos del día (junto con la actuación épica de Queen). Lejos de ser una gran oportunidad, fue un momento que creó su carrera, que devolvió todos sus álbumes a las listas del Reino Unido, los estableció en los EE. UU., y los transformó en estrellas mundiales. La banda, a regañadientes, tuvo que admitir que el instinto de Bono como intérprete triunfó sobre sus planes de espectáculo.

“Realmente nos tomó por sorpresa cuando la gente comenzó a hablar de U2 como una de las actuaciones notables del día. Pensé que estaban bromeando, realmente pensé que éramos basura. Pero mirando hacia atrás, como lo hice una semana después, comencé a ver de qué se trataba. Era la sensación de peligro real, total, que siempre es muy emocionante para un evento en vivo, y la determinación completa de Bono de hacer contacto físico con la multitud y, finalmente, lograrlo después de dos minutos de luchar con las barreras. Creo que había algo en el esfuerzo que tuvo que hacer que, de alguna manera, lo hizo aún más poderoso».

The Edge

Pensando en Live Aid años más tarde, Bono resumió el show de U2 así: «Sonido de mierda, cortes de pelo de mierda, y no terminamos tocando nuestro éxito ‘Pride (In The Name Of Love)’ porque el cantante se fue a joder a la multitud – la banda quería por despedirme como resultado, y resultó ser uno de los mejores días de nuestra vida. ¡Explica eso! Pregúntale a Dios, probablemente Él lo sepa.


Fuente: Rolling Stone
https://www.rollingstone.com/music/music-features/u2s-bad-break-12-minutes-at-live-aid-that-made-the-bands-career-242777/

Publica tu comentario

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion